Republica del Zulia

ALBERTO LOVERA A pesar de las enormes controversias entre las corrientes que apoyan al gobierno y quienes se le oponen, hay dos asuntos donde parece haber un consenso: Maduro no es Chávez y hay que cambiar la política económica.

domingo, 1 de julio de 2012

Hacienda El Capitán / PEDRO E. PIÑATE B. | EL UNIVERSAL


Todo será arrasado y esa noble tierra perijanera regresará a 1886

De todas las expropiaciones que el Estado acomete hoy, el de la hacienda El Capitán de Diego García Ortin, en Machiques de Perijá, estado Zulia, es una de las más irracionales. Siendo una de las más productivas haciendas del país, se ignoran 125 años de inversión y trabajo familiar desde el tatarabuelo en 1886 hasta este 2012, bajo la conducción de sus hijos Diego y Javier. De manos de su bisabuelo José Trinidad García García quién murió trabajando en la hacienda picado de culebra, pasó al abuelo José Trinidad García Martínez y luego a su padre Diego Alonso García Socorro. Éste consolidó el trabajo de sus antecesores y en 1952 introdujo el primer programa de inseminación artificial bovina en Perijá, con la ayuda de Giuseppe Senatore del MAC.

En esa década construyó la primera carretera asfaltada, puentes, caminos y ataja ganado. También casas cómodas y comedores con aire acondicionado para el personal, las primeras vaqueras techadas con piso de cemento en el Zulia y baños de inmersión para el ganado. Diego García Ortin el actual propietario, heredó la pasión ganadera de su padre, logrando una selecta ganadería de doble propósito, introduciendo la técnica de transferencia de embriones desde 1980. Expertos profesionales como él, Rumualdo González Fernández, Eleazar Soto Belloso y Rafael Alonso Amelot fueron sus asesores.

Así El Capitán llegó a producir 12.000 litros de leche al día con 840 vacas con ordeño mecánico, más 500 novillos gordos anuales. Al ordenar expropiarlo junto con 24 fincas privadas más, para dárselo a los indígenas Yukpa, ignora adrede el Estado que estos no son ganaderos. En breve Perijá producirá menos leche y carne, no igual ni más. Todo será arrasado y esa noble tierra perijanera regresará a 1886. Mientras en Perijá se espera en justicia, se honren los avalúos.

ppinate@gmail.com