Republica del Zulia

Julio Portillo: Necesitamos entonces promover el regionalismo como protesta al excesivo centralismo en todos los órdenes. Tenemos que despertar la conciencia política de la provincia.

sábado, 21 de julio de 2018

¿Cuál es la estrategia cubana para que Maduro y Ortega resistan en el poder? Por Pedro Benítez

Cuba va a jugar duro para que no caigan Maduro ni Ortega / Foto: Cancillería Venezuela

El XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo dejó clara su política y su estrategia. Daniel Ortega y Nicolás Maduro deben resistir a todo evento en el poder mientras cambian las circunstancias internacionales. Como dijo este último en el foro: “Bastante sabe Cuba de este combate”. Hay una política y un propósito muy claros: que el castrismo sobreviva en Cuba. Todo lo demás está supeditado a eso. En La Habana saben que una caída de Ortega puede tener un efecto dominó en Venezuela.

El recién estrenado presidente del Consejo de Estado de Cuba y del Consejo de Ministros, Miguel Díaz-Canel, llevó la voz cantante en el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, celebrado del 15 al 17 de julio en La Habana.

En su intervención resumió perfectamente las prioridades, la retórica justificadora de esa internacional que agrupa a gobiernos, partidos y movimientos de izquierda de América Latina y España, y enunció una estrategia:

“Apoyar incondicionalmente y ofrecer firme respaldo al gobierno bolivariano y chavista, a la unión-cívico militar del pueblo venezolano y a su gobierno legítimo y democrático bajo la conducción de Nicolás Maduro Moros”. En el caso del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, señaló: “Exigir el cese de la injerencia de la OEA y las amenazas que enfrenta el gobierno sandinista”.

Al repasar la historia del Foro de Sao Paulo es fácil percibir que lo anterior no son sólo palabras. Es una política con un propósito muy claro: que el castrismo sobreviva en Cuba. Todo está supeditado a eso. Ya lo dijo el propio Maduro en su intervención: “Bastante sabe Cuba de este combate”.

Creado en 1990 por los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Fidel Castro, en realidad fue una iniciativa de este último, que ante el desplome del campo socialista en Europa Oriental en 1989 y el fin de la Guerra Fría calculó correctamente que para que su dictadura comunista sobreviviera tenía que rodearse de nuevos aliados.

Desde el viaje del expresidente soviético Mijail Gorbachov a Cuba ese año animando a un renuente Fidel Castro a emprender su propia Perestroika, este sabía perfectamente que no podría contar por mucho tiempo con quien había sido su único respaldo para sostener su proyecto político.

Daniel Ortega perdió sorpresivamente las elecciones de 1990 y, a excepción de Colombia, en toda Latinoamérica los grupos de subversivos de izquierda habían sido derrotados o habían abandonado la lucha armada.

Así, Castro comenzó a armar un nuevo proyecto de poder continental. No tenía dinero, pero sí el prestigio del mito de la revolución cubana sembrado en la mente de muchos latinoamericanos.

Con la llegada de Chávez al poder, Cuba respiró financieramente / Flickr: Hugo Chávez

El comunismo se venía abajo en todo el mundo, pero como recordó en una ocasión Raúl Castro: “La principal característica de Fidel es que nunca se rinde”.

Su primera apuesta era el gigante Brasil. El dirigente sindical Lula (por entonces con una retórica muy marxista) ya tenía una campaña electoral a cuestas. Hizo tres intentos hasta conquistar el poder en 2002.

Luego, en 1994, aterrizaría en el aeropuerto José Martí su segundo candidato. Un teniente coronel venezolano que se había hecho famoso por intentar un golpe de Estado militar en febrero de 1992 contra el presidente Carlos Andrés Pérez, hasta entonces “un amigo de Castro”.

En sus palabras en la Universidad de La Habana, Hugo Chávez le prometió al dictador cubano que regresaría “en nuevas condiciones”. Y agregó: “No para tender la mano, sino para apoyar a la revolución cubana”.

Con la llegada de Chávez a la Presidencia de Venezuela en 1999, la Cuba castrista pudo empezar a respirar financieramente. A partir de ese momento, un país tras otro fue entrando en la órbita de gobiernos afines al Foro de Sao Paulo y, por tanto, aliados de Castro.

El castrismo sobrevivió solo, contra todo pronóstico, al Periodo Especial (1991-1999). Ahora, 20 años después puede cruzar un nuevo desierto, pero acompañado. Allí todavía tiene a Venezuela, Bolivia y Nicaragua firmemente comprometidas. Los cambios políticos en México y Brasil le pueden favorecer.

Lo que sostiene a Ortega y Maduro
No fue casualidad que Díaz-Canel haya expresado el apoyo incondicional a la unión-cívico militar en Venezuela. Los mandatarios cubanos son perfectamente conscientes de que en Venezuela el poder viene hoy de la boca del fusil. Tampoco que el caso de Nicaragua haya puesto su énfasis en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Leer mas: https://alnavio.com/noticia/14410/firmas/cual-es-la-estrategia-cubana-para-que-maduro-y-ortega-resistan-en-el-poder.html

Explota la crisis y Venezuela sin un Fonden buchón para recuperar la economía, Ahiana Figueroa

El Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) cumple 13 años de su creación. Su historia se resume en el manejo de inmensas sumas en dólares, financiamiento de obras inconclusas, falta de controles y caída de sus ingresos

Luego de manejar altas sumas de dólares, el Fonden llega a sus 13 años sin dinero y sin poder financiar las necesarias importaciones de alimentos y medicinas para paliar la grave escasez que vive Venezuela.

El 20 de julio de 2005 se creó mediante decreto presidencial el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), luego de la famosa solicitud al Banco Central de Venezuela del “millardito” por parte del entonces presidente Hugo Chávez. Este instrumento fue uno de los principales mecanismos para el impulso del gasto público, pero también un foco de irregularidades por su manejo nada claro de los recursos hasta llegar a un fondo casi inauditable.

Aunque nació como un mecanismo de financiamiento que muchos esperaban se convirtiera en un fondo de ahorro para ser utilizado en momentos de bajos ingresos, pero a Venezuela llegó la crisis económica y ya no cuenta con los 148.000 millones de dólares en recursos que le ingresaron al Fonden entre 2005 y 2016.

El Fonden se alimentaba de las reservas internacionales del BCV y de ingresos petroleros que eran transferidos por Pdvsa, especialmente en los años de altos precios del barril de crudo.

El Gobierno chavista pensó que jamás bajaría el petróleo y gastó sin freno. Hoy en día de acuerdo a cálculos de la firma Ecoanalítica quedan alrededor de $140 millones en recursos líquidos (efectivo) y $150 millones en títulos.

Una parte importante del gasto social se ejecutó por entes descentralizados, especialmente por Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y el Fonden, y aunque ese financiamiento se reflejaba en sus presupuestos y estados financieros, no eran recogidos en el presupuesto de la República, hecho que indica una cantidad mayor de recursos desembolsados sin control por parte del Gobierno.

Tras más de 10 años, nuevamente diputados de oposición intentan abrir una investigación al Fonden, pero el no reconocimiento de las demás instituciones del Estado y del Tribunal Supremo de Justicia a la Asamblea Nacional, hará difícil esta tarea.

El diputado Elías Matta asegura que en la Comisión de Contraloría se intentó abrir en varias oportunidades una investigación al Fonden, pero la Asamblea dominada por el Gobierno siempre la negó. Hoy quieren dejar al menos constancia de que lo intentaron.

“Sabemos que los funcionarios involucrados no asistirán a nuestras interpelaciones, pero debemos seguir, este caso no se puede cerrar, hay que dejar constancia de que ese fondo no fue manejado con claridad”, afirmó Matta.

El objetivo del Fonden fue agilizar la disponibilidad de divisas para las importaciones públicas consideradas prioritarias, llevar a cabo proyectos de infraestructura de gran envergadura y pagar deuda externa. Sin embargo, en los informes que el Ministerio de Finanzas envío a la Asamblea Nacional dominada por el partido oficialista se indicó que parte de los recursos se utilizó para la ejecución de programas en otras naciones, la puesta en marcha plantas de generación eléctrica en Haití y Nicaragua, y la cancelación de bienes y servicios enmarcados en el convenio integral de cooperación Cuba-Venezuela.

También se conoció de su financiamiento a la compra de aviones y armamento, a la construcción de plantas de fabricación de municiones y fusiles, para el sistema satelital Simón Bolívar, para la creación de la Televisora Venezolana Social (Teves), para la primera fase de saneamiento de la cuenca del río Guaire en Caracas y hasta para la construcción de una piscina en Fuerte Tiuna.

“El Fonden llegó a convertirse en banco, compraba y vendía bonos de deuda externa, algo que no estaba entre sus funciones.  Se convirtió en la más importante caja negra de las políticas públicas del país”, sostiene Matta

En una oportunidad, el exministro de Finanzas, Jorge Giordani, entregó un informe a la Comisión de Contraloría de la AN en el que se detalló los montos y obras que había financiado el fondo, pero los ingresos y desembolsos no cuadraban, por lo que el funcionario informó que enviaría nuevamente los documentos ya corregidos, pero nunca lo hizo. En las memorias y cuentas del Ministerio de Finanzas, por cierto, se daba información del Fonden pero no de manera detallada.

“Nunca se presentó una planificación ni cronograma de terminación de las obras que financió el Fonden. Hoy hay un cementerio de obras paralizadas y sin terminar”, apuntó el diputado.

Al respecto, se recuerda la paralización del metro de Guatire, los puentes del Lago de Maracaibo (Zulia) y del Orinoco, la planta de papel periódico en Monagas.

Leer mas: http://talcualdigital.com/index.php/2018/07/20/explota-la-crisis-y-venezuela-sin-un-fonden-buchon-para-recuperar-la-economia/