Republica del Zulia

Julio Portillo: Necesitamos entonces promover el regionalismo como protesta al excesivo centralismo en todos los órdenes. Tenemos que despertar la conciencia política de la provincia.

viernes, 20 de abril de 2018

Raúl Castro sale de la presidencia, pero no del gobierno de Cuba Por Christopher Sabatini



En una conmemoración por el cincuenta aniversario de la muerte del Che Guevara en 2017, Miguel Díaz-Canel, a la izquierda, conversa con el presidente de Cuba, Raúl Castro. Yamil Lage/Agence France-Presse — Getty Images

En los próximos días, la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba elegirá al sucesor de Raúl Castro en la presidencia. La elección por sesión constitutiva, en la que probablemente resulte victorioso el actual vicepresidente Miguel Díaz-Canel, será la primera vez que alguien sin el apellido Castro gobierne Cuba desde que Fulgencio Batista huyó del país en el Año Nuevo de 1958 y Fidel Castro tomó el poder el 1 de enero de 1959.

Mientras Cuba atraviesa el proceso de transición —se espera que el gobierno cubano anuncie los resultados de la sesión el miércoles o el jueves—, las relaciones cubano-estadounidenses están en un momento álgido. Al tiempo que continúan a cuentagotas algunas conversaciones sobre el combate al terrorismo y la protección del medioambiente, la enfermedad misteriosa de diplomáticos estadounidenses en La Habana le ha dado al gobierno de Donald Trump la justificación para revertir los avances que se dieron durante la gestión de Obama y para reducir las relaciones diplomáticas a su punto más bajo desde que se restablecieron relaciones en la década de los setenta.

Hasta ahora se sabe poco, incluso dentro de Cuba, sobre el probable sucesor de Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel. Ha ascendido posiciones con rapidez en el Partido Comunista, en el que inició como el primer secretario del partido en la provincia de Villa Clara. Las anécdotas más populares de Díaz-Canel —probablemente difundidas por el gobierno para retratarlo como a una persona modesta y moderna— son que solía trasladarse en bicicleta cuando trabajaba en la capital de Villa Clara, Santa Clara, que usa un iPad y es fanático de los Beatles y los Rolling Stones. Pese a la propaganda, Díaz-Canel parece estar cortado con la misma tijera que Castro.

A diferencia de los herederos anteriores de los hermanos Castro, Díaz-Canel ha mostrado un perfil bajo y ha mantenido su lealtad. El año pasado se filtró un video en el que aparecía reprochando a activistas de los derechos humanos y a las embajadas extranjeras por su “subversión”, un lenguaje que parece tomado directamente del manual de estilo de Castro.

Pero incluso si Díaz-Canel tiene deseos secretos de implementar reformas, tendría poco margen de maniobra para cambiar la dirección de la Revolución. Los más de 600 delegados de la Asamblea Nacional, quienes eligen al presidente y al Consejo de Estado —el órgano de suprema representación del gobierno de Cuba—, solo pueden seleccionar a sus integrantes de una lista de candidatos oficialmente aprobados. No pueden esperarse cambios significativos cuando muchos de los funcionarios del gobierno, incluyendo a los personajes históricos de la vieja guardia, vienen de las entrañas mismas de la Revolución.

Por lo demás, la familia Castro continuará en la sombra de cualquier gobierno futuro de Cuba. Raúl Castro, aunque dejará la presidencia a sus 87 años, seguirá siendo el primer secretario general del Partido Comunista —el único partido oficial, y el organismo que impone la agenda del Estado— y mantendrá su cargo como comandante jefe de las Fuerzas Armadas, que controlan una gran parte de la economía cubana.

También hay otros Castro en el panorama. El hijo de Raúl, Alejandro, es una figura clave en el Ministerio del Interior, que controla la policía y se hace cargo de la vigilancia interna de la maquinaria represiva de Cuba. El general Luis Alberto Rodríguez, exyerno de Raúl, dirige Gaesa, una de las compañías militares de propiedades más grandes.

La economía es un área en la que el sucesor del castrismo podría tener posibilidad de hacer cambios. Y los cambios serán implementados por necesidad: la Revolución cubana agotó su vigor económico. En 2010, el mismo Raúl Castro admitió que el sistema económico cubano tenía deficiencias.

Para los cubanos sin acceso al estimado de 3,3 mil millones de dólares en remesas que llega a la isla cada año desde el extranjero y para aquellos que solo tienen acceso a las tiendas estatales y al sistema de libreta de racionamiento, la vida es poco prometedora.

El salvavidas económico de Cuba, el petróleo subsidiado de Venezuela, se está agotando, y el país no tiene una base de exportación diversa. Las leyes de inversión de 2014, destinadas a abrir la economía a la inversión extranjera, no han alcanzado sus objetivos. Incluso los éxitos promocionados —aunque exagerados— de la Revolución en los rubros de salud y educación han sido erosionados por la escasez y la falta de inversión estatal.

Leer mas: https://www.nytimes.com/es/2018/04/17/opinion-sabatini-cuba-castro-canel/

jueves, 19 de abril de 2018

Casi 15% de los venezolanos sobrevive con remesas del extranjero, Por VÍCTOR SALMERÓN

De acuerdo con un estudio de la firma Datos en enero de este año 63% de la población indicó que en los últimos doce meses un familiar se mudó al extranjero

Gracias a la emigración crece el número de venezolanos que cuenta con el escudo de las remesas para protegerse. De acuerdo con un estudio de la firma Datos al cierre de enero de este año 14% de la población mayor de edad, es decir, unos tres millones de personas, reciben dinero, alimentos y medicinas que les son enviados desde el exterior. En septiembre de 2017 la proporción se ubicaba en 12%.

El 14% que está recibiendo remesas se divide en 11% de la población que solo obtiene dinero a través de envíos de dólares o euros y 3% que en medio de la escasez de productos básicos recibe divisas, alimentos y medicinas.

En medio de la incesante escalada de los precios y las distorsiones del mercado cambiario, contar todos los meses con una cantidad de dólares, así sea un monto bastante bajo, determina una diferencia notable en la vida de una familia. Pilar Martínez es española y a sus 70 años trabaja como cocinera en un restaurante de Caracas. Explica que su hijo se mudó a España en 2016 “porque tiene la doble nacionalidad y es administrador. Gracias a Dios consiguió trabajo y todos los meses me manda doscientos dólares, con eso yo y mi esposo, que ya no trabaja porque está muy mayor, estamos viviendo sin privaciones”.

LEA TAMBIÉN: Los venezolanos enviaron $289 millones en remesas desde EEUU en 2017

Al igual que la inmensa mayoría de quienes envían remesas el hijo de Pilar vende los dólares a través del mercado negro. Le transfiere las divisas a la cuenta en el exterior de un comprador que está en Venezuela y este comprador le deposita a Pilar los bolívares. La razón para utilizar este sistema es clara: en el mercado oficial el gobierno controla el precio del dólar y la cotización se ubica en 49.500 bolívares mientras que en el mercado negro el billete verde se vende en torno a 400 mil bolívares.

Como cocinera Pilar obtiene un sueldo mínimo integral de 1,3 millones de bolívares al mes, pero por los 200 dólares que le envía su hijo solo en marzo recibió el equivalente a 36 meses de trabajo. “Con el dinero que nos manda nuestro hijo mi esposo y yo podemos hacer mercado sin problema y pagar otras cosas como consultas médicas y medicinas”, explica.

Para quienes padecen alguna enfermedad como Enrique Zapata que sufre un temblor involuntario en un músculo del cuello y cada cuatro meses debe inyectarse un medicamento que le alivia el movimiento, la caja que le envía su sobrina desde Bogotá es la salvación: “Me envía una encomienda con la medicina, algunas veces le hemos pedido cosas más simples como antibióticos o pastillas para el dolor de garganta que no se encuentran en las farmacias”, relata.

En ciudades como Miami han proliferado las empresas de Courier que ofrecen el envío de cajas a Venezuela mediante el sistema puerta a puerta.

El mapa

El origen de las remesas, como es lógico, coincide con la emigración que ha sufrido el país. Datos registra que 42% de las divisas fluye desde Europa y refleja la cantidad de hijos de españoles, portugueses e italianos que decidieron irse de Venezuela para buscar una mejor calidad de vida. Siguen Estados Unidos con 40%, Suramérica 12% y Centroamérica y el Caribe 5%.

Los números sugieren que quienes emigraron a Europa y Estados Unidos ya han logrado estabilizarse y por eso han iniciado el envío de remesas de forma constante. En el mediano plazo debería suceder algo similar con la cantidad de venezolanos que se ha marchado a países de Suramérica como Colombia, Brasil y Perú.

Si bien no es fácil determinar la magnitud de la diáspora porque la doble nacionalidad de venezolanos que se han mudado a países como España o Italia complica los cálculos, el estudio de Datos registra que en enero 63 de cada 100 venezolanos afirmó que en los últimos doce meses un familiar se marchó al extranjero.

Y todo apunta a que la salida seguirá este año. Ante la pregunta: ¿Tienes pensado irte de Venezuela en los próximos 12 meses? El 41% de la población mayor de edad responde afirmativamente.

Los montos

El Banco Mundial proyecta que en 2017 las remesas a Venezuela se ubicaron en 289 millones de dólares, una cifra enana respecto a El Salvador y República Dominicana donde se estiman 5 mil millones de dólares.

Leer mas: https://www.diariolasamericas.com/america-latina/tres-millones-venezolanos-se-protegen-gracias-las-remesas-n4148469