Republica del Zulia

ALBERTO LOVERA A pesar de las enormes controversias entre las corrientes que apoyan al gobierno y quienes se le oponen, hay dos asuntos donde parece haber un consenso: Maduro no es Chávez y hay que cambiar la política económica.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Dueño de finca El Delirio: Si me sacan tendré que vivir en un refugio


Desde 1913 la familia Suárez posee las 511 hectáreas del predio que mantiene más de 25 empleos en Sur del Lago.

Tiene 44 años. Su único estudio fue hasta los 17 años, con un segundo año de bachillerato. No se arrepiente de no continuarlos, pues tuvo otra academia: "Aprendí todo lo que está en la finca". Jesús Adelso Suárez Vera es propietario, junto a sus tres hermanas, de la hacienda El Delirio, una de las unidades productivas expropiadas por el Gobierno nacional.

Suárez Vera tiene sus raíces sembradas en la tierra. "Nací en Santa Bárbara, en la hacienda con una comadrona, y mi mamá se puso mala y tuvieron que llevarnos al hospital, incluso, mi mamá murió a un mes de haber nacido yo".

Recuerda que desde 1913 su abuelo, Jesús Adelso Suárez -nacido en Maracaibo-, "empezó echando machete al monte, a enfrentarse a las montañas para hacer la finca". Trabajo que luego "continuó papá hasta lo que es hoy la hacienda que produce mil 500 litros de leche y salen 300 novillos". Su abuelo llegó a Santa Bárbara como obrero del sistema ferroviario. Relata que viajaba en piraguas para trabajar en el tren.

A inicios del siglo XX obtuvo la propiedad. "Mi abuelo la compró al Gobierno. Y tenemos como demostrar eso, tenemos los documentos", asegura.

Son 511 hectáreas donde se ordeña y crían unas mil 200 reses. "Productivas todas", ratifica Ober Rincón, capataz, con nueve años conociendo la rutina de la producción ganadera y quien logró construir su vivienda de dos piezas con la ayuda de los Suárez.

Herencia

En 1945, Astolfo Adelso Suárez hereda la propiedad, la cual dejará luego a sus cuatro hijos. Uno de ellos es Jesús, quien asume las riendas de la administración, tras la muerte hace ocho meses de su progenitor. Ya tenía más de 23 años ayudando en las faenas ganaderas. Desde que dejó los estudios.

Una casa se logró levantar con el esfuerzo de su abuelo y padre. Allí ahora viven los bisnietos del fundador. Tres vaqueras y hectáreas con pastos son la muestra de la actividad. Hecho que el Gobierno acusa de ser bienes de la oligarquía, terratenientes. "Se hicieron ricos esclavizando a los campesinos", señala en cada alocución el presidente Hugo Chávez, como defendiéndose de los señalamientos de estar "robando" el trabajo de otros.

Eloy Rincón, uno de los ordeñadores de las vaqueras de El Delirio, asegura que durante los 12 años que lleva trabajando para la finca, el dueño "siempre ha sido atento con los obreros, trata de ayudarlos en lo más que puede. De los beneficios de la producción nos ayuda a nosotros como campesinos".

Cada final de año recibe las prestaciones sociales, vacaciones y cesta tiques. A los obreros se les ayuda con el medicamento y el transporte de los hijos a la escuela.

Rincón sostiene que no tiene ningún problema con sus beneficios económicos. El miedo que le sacude es que la expropiación lo deje sin empleo seguro.

Recuerda las palabras de los dos funcionarios del Instituto Nacional de Tierras que llegaron el jueves 16 de diciembre: "&39;Aquí llegamos a expropiar las tierras y punto&39;". Está del lado de su "patrón", porque "llegaron y hay presión, incomodidad. Yo creo que lo mejor sería llegar a un diálogo. No son tierras ociosas. Son 100 por ciento productivas para el país".

Una vida

Suárez Vera asegura que la finca es la única forma de trabajo que ha tenido. La misma que heredó del viejo que macheteó el monte haciendo espacio para construir las vaqueras y la casa principal. "Donde estoy viviendo con mi esposa. Están también mis dos hijas y mi hijo, y mi nieto". Todos viven ahí porque es una vivienda "amplia". Otras estructuras hay en las hectáreas. Las habitaciones y el comedor de los 25 obreros.

Todo el futuro se le derrumbó cuando le sorprendió la intervención del Gobierno. El Ejército, con 20 militares, tomó el control de la propiedad. Actuaban por un decreto de emergencia. "Es decreto presidencial. Pero hablando claro. Nosotros no tenemos la culpa que el (río) Escalante se desbordara". Relata que no se irá de El Delirio. "Nosotros no queremos salir de la finca. Si me piden salir me iré a un refugio porque no tengo otra casa. Y tienen que darme empleo".

Finca

El Delirio fue expropiado bajo el decreto presidencial de emergencia.

Está dentro de las 47 fincas intervenidas y acusadas por el Gobierno de explotar a los trabajadores y ser latifundio.

El predio tiene 511 hectáreas, se crían mil 200 cabezas de reses.

Otro obrero, Jorge Sánchez, de manera enérgica dijo que es mentira que ellos estén entregando tierras al pueblo, l"uego de expropiarlas dejan a un militar allí y ellos se agarran eso además las dejan en el abandono, si no vayan a ver la que está en el kilómetro 4 vía La Redoma - El Conuco que está en la quiebra total".

Yasmín Ojeda / La Verdad.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario